Música y plasticidad cerebral – Jordi A. Jauset
2655
post-template-default,single,single-post,postid-2655,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_non_responsive

Música y plasticidad cerebral

El intenso aprendizaje de un músico profesional -próximo a 10.000 horas- se traduce en adaptaciones neuroanatómicas y neurofisiológicas de su cerebro. La razón es que la práctica musical está asociada con la plasticidad funcional y estructural del cerebro.

La plasticidad es una propiedad del sistema nervioso que le permite cambios y adaptaciones, pudiendo ser a corto plazo (segundos, minutos) y a largo plazo (días, semanas, años). La plasticidad afecta tanto a la estructura (plasticidad estructural) como a las funciones (plasticidad funcional) de las redes neuronales. Así, la plasticidad estructural es la capacidad del cerebro para modificar su estructura física (tamaño y/o volumen de fibras y áreas neuronales) como resultado del aprendizaje mientras que la plasticidad funcional está relacionada con el aumento del número de sinapsis o conexiones entre neuronas.

La plasticidad es la base de la memoria, de la adquisición de habilidades motoras, de las habilidades cognitivas (aprendizaje lenguas, música, matemáticas…) y de la adaptación y recuperación de lesiones y discapacidades. A efectos bioquímicos, el nivel de calcio es de suma importancia pues tiene una gran incidencia en las células presinápticas y postsinápticas.

Un entorno musical puede inducir cambios estructurales neuroplásticos en el cerebro afectando a las               funciones y a la estructura de la corteza auditiva, mejorar la neurotransmisión glutamatérgica, la neurogénesis y la producción de factores neurotróficos en el cerebro.

Diversos estudios constatan que el aprendizaje musical incrementa el volumen de materia blanca y gris en determinadas áreas corticales y subcorticales, así como en el cerebelo, que controlan habilidades o aspectos auditivos, motores y cognitivos (Särkämö y Soto, 2012). Dichos cambios estructurales se correlacionan con mejores resultados en pruebas o test de habilidades motoras y auditivas.

Si te interesa profundizar, encontrarás más información en el capítulo III de mi obra “Cerebro y música, una pareja saludable”.

 Jordi A. Jauset

4 Comentarios
  • ana maria vivas peirano
    Publicado a las 15:59h, 31 julio Responder

    …”mejora la transmision GLUTAMATERGICA….”necesito informacion más detallada…me interesa mucho…gracias…siempre es un placer leerte y contactarme contigo…cariños…Ana

    • Jordi Jauset
      Publicado a las 18:18h, 31 julio Responder

      Hola Ana Maria,

      Gracias por tus comentarios. Te respondo en privado. ¡Saludos!

  • ana maria vivas peirano
    Publicado a las 15:58h, 31 julio Responder

    estimado Jordi…imposible viajar por ahora…es muy enriquecedor, todo lo que publicas……”mejora la transmision GLUTAMATERGICA….”necesito informacion más detallada…me interesa mucho…gracias…siempre es un placer leerte y contactarme contigo…cariños…Ana

    • Jordi Jauset
      Publicado a las 18:19h, 31 julio Responder

      Hola Ana Maria,

      Gracias por tus comentarios. Te respondo en privado. ¡Saludos!

Escribe un comentario