El rezo del rosario y el canto de mantras producen efectos fisiológicos beneficiosos – Jordi A. Jauset
2943
post-template-default,single,single-post,postid-2943,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_non_responsive

El rezo del rosario y el canto de mantras producen efectos fisiológicos beneficiosos

A partir de un estudio efectuado con 23 adultos, por el Departamento de medicina interna de la universidad de Pavia (Bernardi et al. 2001) se llegó a la conclusión de que aquellos patrones o fórmulas rítmicas que impliquen ciclos respiratorios de 6 veces por minuto (coincidentes con los ritmos circulatorios endógenos) inducen efectos psicológicos y fisiológicos beneficiosos.

Un ritmo respiratorio de 6 veces/minuto tiene efectos favorables en las funciones respiratoria y cardiovascular, incrementándose la sensación de bienestar. Estos efectos provienen, al menos en parte, de la sincronización de los ritmos respiratorio y cardiovascular.

En la citada investigación se compararon los efectos del rezo de oraciones (rosario, Ave María) y de mantras (Om mani padme hum) verbalizados con esta frecuencia, observándose que los efectos producidos en los ritmos cardíacos eran similares. Por ello, la investigación concluye que ambos rezos podrían considerarse como ejercicios saludables, con determinados efectos físicos, al margen de sus  implicaciones religiosas.

¿Casualidad? La Historia explica que el rosario fue introducido en Europa por los cruzados que lo tomaron de los árabes, y éstos a su vez lo importaron de los monjes tibetanos y de los maestros de yoga de la India.

 

Sin comentarios

Escribe un comentario